Libertad de expresión

Libertad de expresión enjaulada

Hace varios días que leo en los diarios, noticias buenas y malas, pero entre todo, algunas cosas me quedaron bien en claro esta semana. Para empezar: que la libertad de expresión es un estropajo, que más bien debiera llamarse libertinaje de difamación o de pseudo-expresión; la otra es que el peruano promedio, sigue siendo un complejo social voluble y manipulable y finalmente que la higiene mental es urgente, hablando directamente del diario Perú.21 del cual fui grato lector cuando el director fue Alvarez Rodrich.

¿NOTICIA?, ¿PELICULINA? O ¿LA YA GASTADA ESTRATEGIA DE HECHAR LODO TODO LO QUE NO NOS GUSTA?

Esta semana dos han sido las comidillas del pueblo, las noticias bomba, que han hecho que el Perú entero estremezca y crepité paroxísticos alaridos de estupidez sin igual; pero, que al final no debieron pasar de ser noticias, una trágica y la otra una nota más de las cosas que pasa día a día.

La primera: El lamentable envenenamiento que sufrieron niños estudiantes del plantel 82311 del caserío Redondo, en el distrito de Cachachi en Cajabamba, departamento de Cajamarca; en el que lamentablemente fallecieron tres inocentes. Una verdadera desgracia, que fue tomada por algunos descorazonados para su manipulación política y pedir la renuncia de la ministra de la mujer Aída García Naranjo. El ciberespacio se llenó enseguida de comentarios tan absurdos que hacían alusión a una supuesta responsabilidad política de la ministra García Naranjo, opinión que no comparto en lo absoluto pues ella no es jefa de logística, ni funcionaria del PRONAA; y, si en algún momento se encuentra a un responsable, sea la ministra o no, se deberá esperar a que termine la investigación. Me parece hilarante y absurdo que un par de congresistas pidan su renuncia como si la ministra fuera una especie de omnipresente que debió saber que de alguna forma el alimento sería contaminado; así como me parece absurdo que se pida la renuncia del gerente general de un banco porque alguno de sus funcionarios no filtró información vital y se lavó dinero en él; o, como me parece risible que se pida la renuncia del Director de un hospital porque en dicho hospital ocurrió un caso de negligencia médica con el saldo de una trágica muerte. Es pues esto algo que cualquier estudiante de administración de segundo semestre  o cualquiera que sepa qué es un organigrama puede saber. La ministra tiene responsabilidad, sí; pero su responsabilidad será que ordene la investigación para hallar al responsable, y será la responsabilidad de la fiscalía conducir la investigación y será la responsabilidad de la policía investigar; o sea, todos tiene responsabilidad, pero no es aquella responsabilidad que unos cuando quieren hacer creer a la opinión pública.

Desapruebo tajantemente que la ministra haya pretendido culpar a las madres que prepararon los alimentos, sin  tener ninguna prueba del hecho; así como desapruebo también tajantemente que se acuse a la ministra de alimentos que quizá estuvieron ahí desde la anterior administración, y digo quizá porque no tengo ciencia cierta del tema. También desapruebo que se le haya increpado tanto que haya bailado con “el puma” Carranza; pues, sin tener quizá conocimiento del tema ella como cualquier ser humano es libre de tal acto; no obstante, la prensa, especialmente en Perú.21, escriben artículos constantes a través de su página web haciendo creer que la ministra sabía que murieron niños inocentes y ella bailó a pesar del hecho. La señora García Naranjo, ya declaro a la prensa que no podía hacerle el desaire al mencionado jugador por no ser descortés, pero que no tenía conocimiento de lo que había sucedido (pues ella no es omnipresente, como el resto de nosotros) y que lamentaba que el hecho haya sido tan mal visto, además pidió “disculpas”.

No me quiero extender más en el tema pues creo que si alguno de nosotros nos encontramos en una fiesta y bailamos con alguien y a las dos horas nos enteramos del fallecimiento de un familiar, no seremos tan mal juzgados.

DECLARACIONES…

El segundo notición de la semana fue el viaje de el “presidente” Ollanta Humala a los Estados Unidos, y al entrevista que le hizo el periodista Jorge Ramos, y del cual también han hecho un espectáculo. Al igual que en el caso anterior, se ha dicho de todo en internet, de parte de los diarios El Comercio y Perú.21 que al final son lo mismo.A mi forma de ver las cosa, y reitero que es mi opinión muy personal, que el presidente viaje o no con sus hijas y su esposa, me parece irrelevante, especialmente si el mismo presidente dice que no le costó nada al gobierno; no obstante, nadie quiere creer declaraciones hechas por el mandatario, sin existir razón.

Sobre el caso de este farandulero periodista mejicano me parece aún más lamentable; así mismo en este caso, me parece legitimo que Ollanta Humala se haya negado a contestar, pues para los que no vieron el video (y son muchos que escriben sin constatar los hechos) el señor Ollanta sí respondió a la pregunta, diciéndole, a este pobre personaje de una televisión más basura que la peruana, que cumpliría sus promesas de campaña, o sea, sí pues, porque lo dijo en campaña. “Ha sembrado la duda” escribe este pobre hombre. A mí no me ha sembrado ninguna duda sino me ha hecho ver que tenemos un presidente que se ha hecho respetar. Este señorcito Ramos no es quien para conminar de esa forma al presidente de Perú a que responda “como a él (Ramos) le venga en gana”; eso es falta de respeto; y, al día siguiente salen los mismos de siempre criticando desde el congreso. Qué pena me da, ni en eso somos unidos. Bueno esa es mi opinión y por supuesto alguien pensará diferente siempre con respeto responderé y debatiremos.

LIBERTAD ENJAULADA

Finalmente me indignó de gran forma la actitud de los web master de los diarios El Comercio (elcomercio.pe) y de Perú.21 (peru21.pe), pues ante todo esto que observaba decidí responder  a todos los que llenaban aquellos artículos con sus comentarios infecciosos, pero lamentablemente mis comentarios jamás fueron puestos en la página. Revisé los comentarios, no existía razón para vetarlos, pues no había en ellos groserías, faltas, errores, ni insultos; así que me di cuenta… no los pusieron simplemente porque no les gusta, había comentarios en contra de la forma de pensar de estos diarios, pero todos ellos tan lamentables por la misma forma en que los plantean y (yo pienso) que porque deben pasar  algunos comentarios  para que luego no digan “que vetan a la oposición”; entonces me doy cuenta de que la libertad de expresión que defienden estos señores es una falsa libertad, un engaño, un estropajo, un guiñapo; la libertad de expresión no se practica.Supongo que soy solo uno, que soy solo un número, pero ¿saben? En mi blog soy libre… y permitiré que libremente me critiquen como quieran y responderé también, y no vetaré a nadie por su forma de pensar.

Publicado el Lunes 26 de septiembre de 2011

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.