El antiguo Aeropuerto de Cusco

Originalmente publicado en el portal Imágenes de Cusco.

Ayer me encontraba en un evento académico con un colega en el décimo piso del edificio, de una institución educativa, y durante unos minutos de descanso en aquel alto lugar pude divisar una excelente toma de la avenida Tomasa Titto Condemayta y mientras la fotografiaba, le explicaba a mi interlocutor que esa avenida representaba uno de los limites laterales del primer aeropuerto de Cusco. En vista de su sorpresa inicial, le expliqué alguno otros pequeños detalles mientras divisábamos desde lo alto, el distrito de Wanchaq en Cusco; por esta razón, y por el hecho de que en Internet no existe nada de información sobre este tema, mas que algunas fotos en Facebook y en algunos Blogs, es que decidí escribir un poco sobre este tema con información de rigor científico, reconstruiré exactamente los pormenores de el antiguo aeropuerto de Cusco, el primer aeropuerto de esta ciudad.

vista de la Av. Tomasa Titto Condemayta
Esta es la imagen del párrafo inicial de este texto. Tenemos una vista de la Av. Tomasa Titto Condemayta; la que sería el limite izquierdo (desde nuestro punto de vista) del antiguo aeropuerto, que termina justo después del coliseo

Siendo Cusco una ciudad geográficamente distante de la modernidad y el desarrollo de las primeras décadas de los años 1900, debido a su ubicación geográfica y de su propia geografía, ya que se encuentra enclavado en medio de los andes rodeado de montañas, lo que para la época solo significaba aislamiento por lo difícil del acceso por carretera; por ejemplo, los diarios de Lima El Comercio y La Prensa llegaban a Cusco, en 1924, con un atraso de 15 días (Gutiérrez, 1986). Por esta singular condición, para Cusco, el gran vuelo de los hermanos Wright, y la perfección de la aviación gracias (¡!) a la primera guerra mundial, representó por fin la modernidad, alcanzar lugares como el Océano Atlántico a través de Brasil, o alcanzar todos los avances que llegaban diariamente a la capital y conectarlo inmediatamente a la vida de la creciente ciudad de Cusco; sin embargo, desde el primer vuelo de los hermanos Wright hasta la construcción del primer aeropuerto de Cusco transcurrirían 30 años. José Tamayo (1992) nos cuenta que El Centro Industrial de Labor Nacionalista, formado por Giesecke, Lorena, Cosme Pacheco y Romualdo Aguilar, premonitoriamente a todo el avance que se daría en las próximas décadas, propusieron el 9 de agosto de 1918 la contratación de 200 aviones, de distintos modelos, para establecer un servicio aéreo entre Arequipa, Cusco, Puno, Huancayo, Andahuaylas e Iquitos. El 24 de diciembre de 1920 Giesecke se ocupa de la aeronavegación civil en Perú y anuncia los vuelos internos dentro del país en pocas horas.

La capital importancia que representa esto para Cusco solo se puede entender, si comprendemos a la perfección que hablamos de una época en que la palabra globalización no existía, y más aún sabiendo que geográficamente Cusco se encuentra en un interminable mar de montañas agrestes e intransitables; por esta razón el primer vuelo a la ciudad de Cusco tuvo una inmensa importancia. Esto sucedió el 23 de mayo de 1921, fecha en que el aviador italiano Enrique Rolandi partió de Maranga en Lima aproximadamente a las 9:15 de la mañana para realizar su memorable vuelo de 4 horas a bordo de su biplano tipo Nº 5 de marca S.V.A. de la casa italiana Ansaldo con motor S.P.A. de 220 caballos de fuerza, y velocidad máxima de 225 k/h con una autonomía de 7 horas de vuelo; atravesó ese gran mar de intransitables montañas y llegó a la ciudad de Cusco, a la 1:15 p.m. (Tamayo, 1978). No conozco información exacta de como se debe haber guiado este intrépido piloto; posiblemente se guió por las montañas, ríos u otros accidentes geográficos; debemos (nuevamente) situarnos en la época y entender que no existían cartas de aeronavegación; era pues, un vuelo inaugural, y el avión que pilotaba el italiano no podía sobrevolar los picos más altos de los andes; escribió Yépez Sánchez: “Una ciudad, una plaza y cuatro torres. Esas eran las únicas referencias que tenía Enrique Rolandi para llegar a Cusco”. Rolandi aterrizó su biplano en Quispiquilla en no más de 50 metros (Tamayo, 1992), luego de lo cual, el 27 de mayo y el 5 de junio realizó sobrevuelos a la ciudad para asombro de los ciudadanos de la época; sin embargo, el que sería el vuelo más importante a la ciudad de Cusco sería otro.

Pista de aterrizaje del antiguo Aeropuerto de Cusco.
Pista de aterrizaje del antiguo Aeropuerto de Cusco. (Imagen de la película “El Secreto de los Incas

Al día siguiente del primer vuelo a Cusco, 24 de mayo de 1921, se fundó en la ciudad de Cusco el Comité Central Ejecutivo Pro Aviación, presidido por el alcalde, en dicha reunión se acordó la compra de un avión de propiedad de la ciudad, se pidió a Rolandi ser el asesor técnico y este recomendó un Caproni. Se compró el avión para el uso del ejército, y se le bautizó “Qosqo”, en honor a la ciudad. Era un biplano de caza italiano de la fabrica S.V.A. con motor Spad de 220 HP, con hélice de madera de eje horizontal con seis cilindros verticales y con ruedas neumáticas y patín de hierro (Tamayo, 1978).

Es en este avión, llamado Qosqo y comprado por la colecta de sus coterráneos, fue que el primer piloto cusqueño realizó la gran proeza de atravesar los andes hasta Cusco. Alejandro Velasco Astete, nació en Cusco, el 23 de septiembre de 1897 y realizó en 1925, a los 28 años de edad, la proeza unir nuevamente Lima y Cusco, en un vuelo en dos etapas; el 29 de agosto de 1925 voló de Lima a Pisco y el 1 de septiembre de Pisco al Cusco, aterrizando en la pampa de la pólvora a las 2:45 de la tarde. Fue la apoteosis en Cusco, la conquista de la tecnología, de los cielos y del futuro. En la edición del 15 de septiembre de la revista Kosko, se escribió: “…la más alta proeza de valor y energía de que puede enorgullecerse el Qosqo, desde los remotos tiempos del imperio. El alma colectiva atraviesa una hora de recogimiento solemne. Transmontar los Andes ¿Hay algo que pueda igualar a semejante grandeza?”.

Velasco Astete debió vivir sus días más felices como un gran héroe del aire, una gran hazaña alcanzada a sus cortos 28 años a penas cumplidos hace un par de días; pero el destino le tendría preparada la grandeza a través de su muerte. El 28 de septiembre de 1925 en medio de la alegría de sus paisanos Velasco Astete remontó los aires nuevamente, y partió hacia la ciudad de Puno. Se disponía a aterrizar en el campo de la Chacarilla, cuando ocurrió el confuso accidente. Algunas versiones indicaron que en medio de la algarabía una multitud invadió el campo; otra versión dice que Velasco, tropezó con un desnivel marcado en el terreno; la verdad ya no importa, pues Velasco tuvo que realizar una maniobra desesperada que lo llevó a estrellarse contra el muro del cementerio de Puno. Murió a las 10:45 a.m. a los 28 años y cinco días de edad.

Pese a las hazañas de Rolandi y Velasco, la aviación comercial en Cusco tuvo que esperar una década más. El primer problema a resolver sería dotar a la ciudad de un aeropuerto adecuado, pues donde habían aterrizado Rolandi y Velasco, eran campos de particulares; por consiguiente no eran aptos para un servicio permanente y moderno, por lo que en los años 30, el general Jorge Vargas, prefecto de Cusco, tomó, manu militari, los terrenos de Chachacomayoq y la Polvora de diversos propietarios particulares y estableció en ellos el primer aeropuerto de pista de tierra, que al parecer careció de nombre y sirvió hasta 1967.

Nos cuenta Tamayo (1992), que hacia 1937 se estableció el primer servicio de pasajeros y de carga con los aviones Condor, aeronaves germano-bolivianas incautadas por el Perú, estos aviones (nos cuenta) no contaban con asientos como los de ahora, los pasajeros viajaban en sillas mal aseguradas que cambiaban de sitio en los despegues y aterrizajes. Solo pasajeros muy valientes y apurados se atrevían a abordar un servicio en tales condiciones. El vuelo de Cusco a Lima duraba dos horas.

Película "El Secreto de los Incas"
Película “El Secreto de los Incas” que fue usado de referencia para la localización

Después de la segunda guerra mundial la compañía de aviación Fauccett introdujo los primeros aviones DC3 y DC4 con las el primer servicio de clase de pasajeros los días miércoles y domingos de cada semana; hasta que, finalmente en 1948 Fauccett y TAM (Transportes Aéreos Miltares), habían establecido ya un servicio regular y estable, acercando finalmente a Cusco y Lima y rompiendo finalmente y para siempre el antiguo aislamiento de la ciudad de Cusco.

Sobre la ubicación exacta del “antiguo aeropuerto del Cusco”, no he conseguido referencias exactas, pero gracias a los videos del terremoto de 1950 de la expedición de la Universidad de Yale; gracias también, a la película de 1954 “El secreto de los Incas”, de Paramount Pictures; y, gracias a Google Earth he podido determinar la posición exacta y es justamente entre las avenidas Micaela Bastidas y Tomasa Titto Condemayta en el distrito de Wanchaq que se encontraba el antiguo aeropuerto, a pesar de las versiones que indican que la pista de aterrizaje era la que ahora es avenida de la Cultura. Mi argumento es irrefutable al ver las imágenes que pondré abajo, muestro como puntos de referencia, la Gran Unidad Escolar Inca Garcilaso de la Vega, así como el estadio Garcilaso, la Estación de Trenes de Wanchaq y el parque Marianito Ferro, para establecer exactamente la geolocalización; no obstante, debo aclarar que en la comparativa, muchos puntos que ahora existen, antes no existían, como el Centro Comercial Confraternidad o el parque Marianito Ferro, pero cuyos terrenos no han cambiado obviamente.

Además, como última prueba lo siguiente: Todos los terrenos que ocupaba el antiguo, y al parecer innominado aeropuerto de Cusco, actualmente siguen perteneciendo al estado, se construyó en el lugar que ocupaba el aeropuerto: la plaza de Tupac Amaru, donde antes estaría ubicada la torre de control, ahora está la municipalidad de Wanchaq, más al sur se ubica el conjunto habitacional Pachacuteq, que si bien ahora es un conjunto de departamentos privados, fue construido como parte de un programa de vivienda estatal (FONAVI); más al sur se encuentra el Gobierno Regional Cusco y esa misma cuadra entera es ocupada por el Ministerio de Transportes, el Ministerio de Trabajo y otros organismos nacionales; siguiendo esa línea llegamos a SENATI, que le pertenece al estado, Seda Cusco, Banco de materiales, Defensa civil, en la siguiente cuadra; luego, viene el terreno en el que hoy está el Hospital Nacional Adolfo Guevara, que ahora es EsSalud, lo que antes fue el IPSS (Instituto Peruano de Seguridad Social), y finalmente el Parque Zonal y el Coliseo Cerrado de Cusco. Todo esto puede ser corroborado mirando la imagen de abajo o abriendo Google Earth.

Mapa de Cusco (Google Earth) en amarillo lo que sería
el antiguo aeropuerto de Cusco. En rojo la avenida
Tomasa Titto Condemayta, que se muestra en la primera foto
y que empezó todo este articulo.

Si te gustó la información que leíste, compártela con el mundo a través de tus redes sociales. Acá abajo el resto de las imágenes del antiguo aeropuerto de Cusco.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.