Edwin Donayre sigue siendo buscado

Cartel de "Se busca" de Edwin Donayre - Ministerio del Interior Perú

Cartel de "Se busca" de Edwin Donayre - Ministerio del Interior Perú

Han pasado, ya, dos días desde que el desaforado congresista Edwin Alberto Donayre Gotzch, sentenciado a cinco años de prisión efectiva por el robo de gasolina en el ejército, fue incluido en el programa de recompensas del Ministerio del Interior, con nada menos que una recompensa de S/ 100,000.00 por dar su paradero y facilitar su captura; sin embargo, y a varios  días de su condena y desaparición, sigue en la clandestinidad, no se sabe nada de él y hasta donde podemos apreciar, en este medio, su captura es un tanto complicada, por lo que la onerosa recompensa ofrecida, pensamos, no será efectiva para su captura.

Edwin Donayre, es militar de carrera, y conoce temas de inteligencia, a pesar de no haber pertenecido a la policía, sino al ejército, debemos comprender que él como miembro de las fuerzas armadas, conoce los movimientos que hará los agentes de la policía encargados de su captura; seguramente Donayre, sabe donde empezaron a buscarlo y los métodos que utilizarán, por lo que su captura es harto complicada. El ministro Carlos Morán hace unos días al indicar la incorporación del general en retiro Donayre en la lista de los más buscados anunció que “Habrá un proceso de reestructuración del programa de recompensas, vamos a depurar a los que no ameritan estar ahí y vamos a priorizar a las personas sentenciadas por casos de corrupción y que pertenezcan a bandas criminales”; luego de lo cual anunció que son tres los equipos de la Policía Nacional que están buscando al parlamentario Donayre en las regiones del país y en Lima. Morán también indicó que “Ocho meses se ha demorado el Congreso para levantarle la inmunidad (…) las personas, por más congresistas que sean, no pueden estar amparadas en esta inmunidad que es una cierta de complicidad para personas que han cometido delitos y que se siente inmunes por estar en el Parlamento, eso no debe darse en una sociedad democrática”.

La condena que motivó su captura indica que como general del Ejército Peruano y comandante de la Primera Brigada de Fuerzas Especiales y la Región Militar Sur, que es donde se produce la apropiación ilícita de combustible el 2006, Edwin Donayre es responsable directo de los hechos. El hecho de estar siendo buscado por tres equipos y de pesar sobre él una recompensa de 100 mil soles nos habla de la complejidad de su ubicación y captura. Se requiere ahora esperar a ver que sucede con este sonado caso y esperar que uno de los brillantes agentes de los equipos de la policía siga las pistas correctas para dar con Donayre y que cumpla su sentencia; pues, en una democracia todos estamos para cumplir el mandato de la ley.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.