¡Alerta! Asesino suelto en Cusco

Identikit de supuesto asesino de adolescente descuartizada en Cusco

El 3 de junio, hace poco más de un mes, en Sacsayhuaman – Cusco; se hizo un hallazgo espantoso: Los restos humanos mutilados de, la que, al parecer, sería una mujer de entre 20 a 25 años aproximadamente. La policía inició investigaciones; ese mismo día, más de 40 efectivos policiales peinaban la zona; se publicaron fotos con los restos de ropa, de quien sería la víctima, de la cual solo aparecieron las piernas y la zona de la pelvis; con la esperanza de hallar algún conocido o alguien que sepa de quién podría tratarse. La ropa encontrada estaba ensangrentada y denotaba una muerte espantosa y poco peculiar.

Hace poco más de un mes, en todas las redes sociales circularon esas imágenes, posts, notas periodísticas e incluso se acudió a un vidente para elaborar un identikit del supuesto asesino al que busca la policía; sin embargo, aun no se tiene noticias por parte de la policía sobre la identidad de la víctima; por ende, mucho menos sobre la identidad del asesino. Con esto solo existe una única consecuencia lógica: el asesino está al tanto de las noticias y goza de absoluta libertad y anonimato, incluso podría estar leyendo esta nota, en este momento, al igual que usted.

Nota de alerta Adolescente descuartizada en Cusco

La imposibilidad de identificar a la muchacha fallecida nos hace pensar que, esta persona (la víctima) tuvo que venir de afuera de Cusco; esta sería la razón por la que no está en el registro de personas desaparecidas, y la razón por la cual nadie reconoce la ropa en Cusco. También se puede inferir por la ropa que usaba, que era una mujer del campo y de una zona alta, debido a que esos chalecos los usan en zona donde hace frío. Esta última observación es importante, pues las imágenes de las redes sociales no pueden llegar a un lugar donde no hay computadoras. Posiblemente esta mujer salió de su lugar de origen para buscar algún trabajo lejos, razón por la que, aún no la estarían buscando, quizá procede de un hogar fracturado o con demasiados hermanos.

Estas meditaciones nos ayudan a comprender quién pudo ser la persona desaparecida; sin embargo, a estas alturas lo más importante sería comprender, ¿Quién es el asesino?

Podemos pensar que se trata de un varón, al menos la probabilidad de que sea varón es enorme, ya que cerca del 95% de los asesinos son varones, según informe de la BBC. La victima debió conocerlo o fue raptada por más de una persona, o engañada solo por una persona.

El hecho que la víctima haya sido desmembrada y se le cortaran las piernas nos indica que el asesino es un psicópata, alguien que seguramente actuó sin la menor empatía humana, con una disociación absoluta de emociones, rasgo fundamental de los psicópatas.

No puedo evitar cerrar los ojos y tratar de imaginar la escena. Tratar de imaginarme siendo yo aquella mujer, sujetada por atrás por una persona mucho mas fuerte, luchando por respirar mientras siento la afilada hoja de la navaja. Aquella hoja que con un fuerte dolor se abriría paso a través de mi garganta, mientras trato de gritar; acto inútil con la garganta ya destrozada. Sentir la sangre tibia bajar por mi pecho y recordar a mi familia, pidiendo silenciosamente ayuda. Haber atravesado un infierno, quizá varios días o semanas de abuso sexual para finalmente sentir que mi cuerpo se desploma en el piso por falta de fuerzas; y, observar por última vez a mi asesino y saber que, a nadie le podré decir quién es él, ni qué paso.

Debemos tener presente que, de tratarse de un psicópata, y, si este se encuentra en Cusco (es solo una posibilidad), hay una gran probabilidad de que este sujeto en algún momento vuelva a atacar. Los psicópatas en su mayoría vuelven a atacar y a perfeccionar sus métodos utilizando los “modus operandi” que le ayudan a eludir a la policía.

La captura de los “Monstruos de Quillahuata”, hace unos días, cuando habían raptado y abusaban sexualmente de una menor de quince años en Cusco, no hace más que demostrar que el peligro convive en casa.

Será importante que las mujeres jóvenes, tengan cuidado y desconfíen de toda persona nueva, o, a quien apenas están conociendo.

Para tener en cuenta, un psicópata no se ve como se supone debería verse un asesino, o sea, no produce miedo a simple vista. Generalmente se trata de personas agradables y hasta se ven confiables; así pues, si recordamos la historia de Ted Bundy, un asesino en serie de Estados Unidos, el cual era una padre ejemplar, iba a la iglesia todos los domingos y cuando la policía fue a su casa a arrestarlo bajo sospecha de asesinato, toda su comunidad lo defendió, pues, lo consideraban un hombre incapaz de un asesinato, era un ciudadano modelo; un ciudadano modelo que terminó confesando el asesinato de 30 mujeres y condenado a la silla eléctrica.

Yo no creo en psíquicos ni videntes, por lo que, no pienso en el identikit aquél, del supuesto asesino. Prefiero creer en el poder de la mente y las redes sociales para ayudar a la policía a echar algo de luz en la penumbra de este asesinato, antes de que ocurra de nuevo. Podemos por ejemplo compartir estas imágenes a conocidos que vivan en distintos lugares para saber, por ejemplo, donde venden pantalones jeans de esa marca de la foto; pues, no creo que sean muy comunes. Si encontramos la procedencia de la ropa podremos saber quizá de donde venía esta muchacha y si encontramos a los familiares podremos saber a donde iba y con quién.

Será importante compartir este artículo, o cualquier otro, sobre el asesinato de esa pobre muchacha, no por morbo, sino porque es importante encontrar a alguien que nos diga quién usaba esa ropa.

De momento cierren puertas y ventanas porque hay un asesino suelto en Cusco y podría estar a tu lado en este momento.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.